Esta es una pregunta que muchas veces te ha pasado por la cabeza y es que resulta muy importante tener la certeza de que el lugar y el tratamiento que vas a recibir es seguro. A pesar de que te digan que la oxigenación hiperbárica no tiene efectos secundarios o negativos, la verdad es que si los tiene. Pero no te asustes, estos son prevenibles siempre y cuando el tratamiento se lleve a cabo bajo las normas de seguridad establecidas. A continuación te daremos unos tips que te ayudarán a saber si el tratamiento de oxigenación hiperbárica que te ofrecen es seguro y tomes la decisión más correcta.

1.- La Cámara hiperbárica a donde asistas debe estar ubicada en una clínica u hospital.

2.- Debe contar con un médico general con estudios en Medicina hiperbárica y/o un especialista en medicina hiperbárica.

3.- Se debe realizar una consulta de valoración, en donde se hará un expediente y una revisión clínica del paciente para determinar si es candidato a las sesiones y el tipo de tratamiento que debe llevar.

4.- La cámara hiperbárica debe ser un recipiente metálico con ventanillas o cuerpo de acrílico para que soporte los cambios de presión. Las cámaras que ofertan de tela o lona, NO SON CÁMARAS HIPERBÁRICAS.

5.- La administración de oxígeno se realiza mediante mascarillas o casco cefálicos, siempre y cuando la cámara sea multiplaza (para varias personas). Las cámaras monoplaza no utilizan mascarillas para la administración de oxígeno.

6.- Se utiliza uniforme quirúrgico o ropa de algodón para ingresar a la cámara. Todos los objetos metálicos, de papel y plástico no deben introducirse a la cámara.

7.- Durante todo el tiempo que permaneces dentro de la cámara, el operador de la cámara estará al pendiente de todo lo que necesites. Mantendrá contacto visual y verbal durante toda la sesión.

8.- Invariablemente antes de la sesión y al termino de esta, se tomarán signos vitales: presión arterial, temperatura y glucosa capilar (en pacientes con diabetes).

9.- El tiempo de oxigenación es indicado por el médico hiperbárista en base a las características y padecimiento del paciente y no debe estar influido por el costo de la sesión.

10.- La sensación de oidos tapados es normal mientras existe un cambio de presión, se deben realizar maniobras para compensar este cambio de presión, pero por ninguna razón debe ocasionar dolor o alguna otra molestia.

En nuestro país en los últimos años se ha incrementado el número de establecimientos que ofrecen la terapia de oxígeno hiperbárico, con una disparidad en los precios, calidad y duración del tratamiento. Lamentablemente no todos estos establecimientos cuentan con medidas de seguridad, ni personal capacitado, lo que ha dado lugar a incidentes y pérdida de la credibilidad y seriedad en este tratamiento. Por lo que te sugerimos tomar en cuenta los puntos antes mencionados, para que obtengas beneficios reales mediante un tratamiento seguro. No arriesgues tu vida.