Alrededor del mundo y en nuestro país, México, existen gran cantidad de clínicas y establecimientos que ofrecen el servicio de oxigenación hiperbárica, lamentablemente solo algunas lo hacen siguiendo protocolos y normas.

Muchos establecimientos ofrecen este servicio a precios muy bajos, pero poniendo en riesgo al paciente. Ya que no realizan una valoración médica previa del paciente, para conocer sus antecedentes y su estado actual y de esta manera poder definir si es candidato a este tratamiento, la dosis y los beneficios que se buscan.

Además prometen beneficios que no están comprobados, la emplean en situaciones en las que no hay sustento científico y que al contrario, pueden ocasionar un deterioro en la salud del paciente.

La duración del tratamiento la basan en el costo de la sesión y no en el padecimento; es decir, dependiendo de lo que el paciente quiera respirar, es lo que se le va a cobrar.

Todos estos aspectos, entre varios más causan desacreditación, profesionalismo y rechazo por parte de otros pacientes y del personal médico.

Es importante que no se dejen llevar por publicidad engañosa, que promete curar sus padecimientos. Todo tratamiento médico, requiere de la valoración del médico y él es el único responsable de indicar la dosis del tratamiento.